LOS NUEVOS ESTÁNDARES QUE OBLIGAN A LAS ORGANIZACIONES A EVALUAR SUS IMPACTOS OPERATIVA, FINANCIERA Y TECNOLÓGICAMENTE

Gerente de Auditoría de PwC Chile, Víctor Escobar.

El Diario Financiero

En 2020 hubo dos cambios normativos importantes en las Normas Internacionales de Información Financiera: la reforma a la tasa de referencia LIBOR y la enmienda a la IFRS16. Son modificaciones que también se deberán tener en consideración para los estados financieros del año 2021. El gerente de Auditoría de PwC Chile, Víctor Escobar, explica su impacto y alcance en varias industrias. El año pasado, en medio de la incertidumbre de la pandemia, se concretaron varios cambios normativos en el ámbito de las finanzas. El gerente de Auditoría de PwC Chile, Víctor Escobar, dice que dos de los más importantes tienen que ver con las Normas Internacionales de Información Financiera (IFRS, por sus siglas en inglés), autorizadas por el International Accounting Standard Board para proporcionar información transparente y comparable en los estados financieros y otra información similar, destinada a inversores, otros participantes de los mercados de capitales mundiales y usuarios de esta información.

El primer gran cambio fue la reforma a la tasa de referencia LIBOR de la NIC39, NIIF7 y NIIF9, que desde hace algunos años se transformó en una prioridad para los reguladores globales, y que la primera semana de junio causó impacto, cuando CAF, el banco de desarrollo de América Latina, se convirtió en el primer emisor de la región en colocar bonos bajo la tasa SOFR, por un importe de US$ 400 millones.

El segundo tiene que ver con la enmienda a la IFRS16, que no solo se sentirá en la industria financiera, sino que impactará transversalmente a todas las industrias, aclara Escobar. Se trata de modificaciones que también deberán tenerse en consideración para los estados financieros de este año y son sumamente importantes. Por una parte, la LIBOR es una tasa que sirve como referencia para la valorización de instrumentos financieros como créditos, bonos con pagos variables o derivados. Escobar explica que su eliminación del mercado interbancario ‘podría generar costos adicionales o riesgos a los contratos que se habían calculado tomándola como referencia’. Por otra parte, la pandemia y los confinamientos se tradujeron, entre otras cosas, en modificaciones de contratos de arriendo, por montos o por plazos. En ese escenario, el ejecutivo explica que la enmienda a la IFRS16 ‘simplifica el tratamiento de las modificaciones realizadas específicamente por el Covid-19, centrándose solo en la deuda y no en el activo’.

-¿Qué desafíos ha planteado este escenario para las empresas y cómo los han resuelto?

-El desafío de las modificaciones se materializará no solo en análisis cuantitativos de los contratos, sino que además cualitativos. Las administraciones deberán evaluar si las nuevas condiciones contractuales serán sustancialmente distintas a los contratos originales y, a partir de su conclusión, buscar la forma más adecuada de presentarla en los estados financieros. El sector inmobiliario, por ejemplo, ha tenido que modificar sus contratos de arriendos, tratando de que las modificaciones no sean muy distintas a las originales y facilitando los cobros de cánones mensuales, a fin de garantizar que el arrendatario no cese su contrato y se puedan garantizar flujos por un período de tiempo.

-¿Cómo afectarán estos nuevos estándares al cumplimiento de los distintos requerimientos por parte de las empresas?

-Los nuevos estándares requieren que las organizaciones evalúen operativa, financiera y tecnológicamente sus impactos. En el caso de la LIBOR, si se tiene algún mecanismo contractual de reemplazo y cómo los sistemas de información están adaptados para la incorporación de esos cambios. Para el caso de IFRS16, cómo las modificaciones contractuales deben ser incorporadas en las proyecciones de flujos de caja esperados, tanto del arrendador como del arrendatario.

-A modo de balance, ¿qué ha significado para Chile la adopción de las IFRS?

-Ha significado un cambio en la forma de generar información financiero-contable y de ver los negocios para la toma de decisiones, pasando desde un modelo más estático con énfasis en el área contable a un modelo más dinámico e integral. Las IFRS requieren no solo la participación del área contable, sino también la participación y gestión activa de todos los departamentos y de cada nivel jerárquico dentro de la organización. Su esencia es centrarse en la gestión activa de los riesgos del negocio y sus procesos, sus controles y cómo eso se traduce en estados financieros que representen la realidad del negocio lo más fielmente posible.

Recuadro Diario Financiero https://www.df.cl Web www.pwc.cl Canal de YouTube https://www.youtube.com/user/ pwcchile LinkedIn PwC Chile Twitter @PwC__Chile

‘Las administraciones deberán evaluar si las nuevas condiciones contractuales serán sustancialmente distintas a los contratos originales y, a partir de su conclusión, buscar la forma más adecuada de presentarla en los estados financieros’, dice el gerente de Auditoría de PwC Chile, Víctor Escobar.

US$ 400 MILLONES COLOCÓ CAF EN BONOS BAJO LA TASA SOFR, CONSOLIDADA COMO UNA ALTERNATIVA DE REEMPLAZO A LA TASA LIBOR

Otras Publicaciones

Columnistas

Últimas Publicaciones