LA ERA ESPACIAL, LA ASTRONOMÍA Y EL DATA ANALYTICS

El Mercurio

Macarena Navarrete Socia principal de EY

Nuestro país puso en marcha un ambicioso proyecto con el que pretende escribir una nueva página en la era espacial. Se trata de la implementación del Centro Espacial Nacional y el Sistema Nacional Satelital conformado por diez satélites, ocho de ellos fabricados en Chile, que serán puestos en órbita a través de ‘Space X’ de Elon Musk.

Estos dispositivos de investigación significarán un aporte gigante al desarrollo científico-tecnológico, a la defensa y a la sociedad civil, y es una noticia que viene a saldar una deuda pendiente que teníamos en la carrera espacial. Además, recordemos que Chile posee los mejores cielos para la observación astronómica en el mundo que atraen a cientos de científicos y astrónomos, convirtiéndonos en la ‘capital mundial de la astronomía’. Toda la enorme cantidad de datos que ya se producen en los observatorios y la que generará nuestro sistema nacional de satélites tienen que ser analizados, y es ahí donde la tecnología juega un rol clave. Herramientas como data analytics, big data, la nube y la inteligencia artificial (IA) son protagonistas en la recolección, la transmisión y el procesamiento de esta información a gran escala. En EY Chile, por ejemplo, con nuestro equipo de expertos, que incluye astrónomos, estamos ya trabajando junto con Microsoft para potenciar la operación astronómica actual a través de las tecnologías de cloud e IA.

Tal es el caso del Observatorio Paranal, a cargo del Observatorio Europeo Austral (ESO), donde se están incorporando estas tecnologías para optimizar la operación y acelerar el trabajo científico, sentando bases escalables para la operación astronómica del futuro. A diario estamos utilizando los datos recopilados a través de tecnologías satelitales, como, por ejemplo, para la navegación satelital. En tiempos en que todos los sectores se están enfrentando a la transformación digital, la adaptación más amplia y compleja de estas tecnologías puede apoyar en la resolución de problemas globales, cambiando nuestro modo de operar industrias como la agrícola y ayudando a predecir y enfrentar mejor los fenómenos ambientales más destructivos como el cambio climático.

En definitiva, las tecnologías señaladas tienen el potencial de cambiar nuestras vidas por completo. Es por ello que es fundamental que como país sigamos potenciando la astronomía, la carrera espacial y el desarrollo científico en general, así como aprovechando integralmente nuestras potencialidades humanas por medio de la incorporación de mayor cantidad de mujeres y otros grupos postergados en las carreras STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas), ya que solo a través del desarrollo de las ciencias, la tecnología y la innovación, lograremos el tan anhelado desarrollo que se promete hace décadas y que ha sido tan esquivo hasta hoy.

Otras Publicaciones

Columnistas

Últimas Publicaciones