Empresas resilientes, empresas ganadoras


Han pasado tres años desde la creación del programa ‘Mejores Empresas Chilenas’ de Deloitte; sin embargo, llevar adelante este reconocimiento en 2020 implicó replantear los atributos y categorías a destacar de las organizaciones participantes, entendiendo que la pandemia forzó a cambiar la manera de trabajar y, sobre todo, que una ‘buena empresa’ se construye desde la confianza.

‘No sobrevive la especie más fuerte, ni la más inteligente, sino la que responde de mejor manera al cambio’, así lo dijo Charles Darwin. Esta frase es perfecta para dar a entender que la resiliencia fue la clave para que las empresas lograran sobrepasar los obstáculos de un año tan complejo y convertirlos en nuevas oportunidades, tomando lo anterior como un gran desafío.

Todas las empresas, pequeñas y grandes, se vieron obligadas a trabajar de una manera diferente, a cooperar entre sí y, sobre todo, a no quedarse de brazos cruzados. Atravesaron cambios profundos a lo largo del 2020, los cuales aún continúan, y muchas supieron convertir la crisis en oportunidades.

Desde el año 2017, Deloitte Chile premia a distintas empresas nacionales con el reconocido programa ‘Mejores Empresas Chilenas’, una iniciativa internacional replicada en varios países que busca incentivar mejoras en los estándares de la comunidad empresarial. Cabe destacar que las 40 empresas que este año fueron galardonadas con este sello no solo fueron reconocidas por sus buenas prácticas de negocios dentro del mercado, sino también porque hicieron de la resiliencia su hoja de ruta desde una perspectiva interna y externa.

Este foco le brindó a las organizaciones la oportunidad de afrontar situaciones adversas, recuperarse y garantizar su continuidad en un mundo que la crisis del coronavirus alteró el funcionamiento de las organizaciones, de manera significativa en muchos casos. El que no logró superar las distintas barreras y tomarlo como un ‘nuevo comienzo’ o, al menos, como ‘un cambio necesario’ no logró realmente cumplir con los objetivos. Tal como lo reflejan los resultados del Índice de Expectativas de Recuperación Deloitte-Cadem, estos pilares son el camino indicado hacia el éxito en distintas aristas. El premio que entrega Deloitte este año, tal como decía, tuvo la particularidad que, además de medir los cuatro pilares fundamentales (Estrategia, Capacidades e Innovación, Cultura y Compromiso, Gobierno Corporativo y Finanzas), midió también la agilidad y la proactividad de las empresas.

Cabe destacar que el día a día de cualquier compañía viene determinado por imprevistos y contratiempos que, de una forma u otra, las empresas deben saber enfrentar. El liderazgo que asumieron las distintas áreas dentro de las organizaciones para enfrentarse a este año diferente fue esencial, ya que las áreas lograron mantener una comunicación fluida entre ellas a pesar de estar trabajando remotamente, y cada colaborador fue una pieza clave para lograr los objetivos.

Fue sorprendente ver como todos colaboradores se unieron más que nunca en un momento tan distinto y difícil y como la cooperación fue un elemento central en el quehacer de las organizaciones. La rapidez y agilidad fueron claves para sortear la crisis, es por eso que las compañías que pusieron en el centro de cualquier asunto a sus colaboradores y dejaron en segundo lugar las estructuras burocráticas pudieron readaptar su fórmula en torno a la productividad y los resultados.

El gran mensaje que nos deja el 2020, y que muchas empresas supieron comprender, es que el mundo es muy volátil, dinámico y que todos y todo está más conectado de lo que imaginamos. Aquellas que se adaptaron a este escenario no solo fueron reconocidas en esta versión de ‘Mejores Empresas Chilenas’, sino que también marcan un precedente de hacia dónde deben transitar las organizaciones en un mundo post pandemia.
Pie de pagina Jaime Retamal, socio líder de Mejores Empresas Chilenas de Deloitte. –

AEChile
ADMINISTRATOR
PROFILE

Otras Publicaciones

Columnistas

Últimas Publicaciones