¿CÓMO PODEMOS REDISEÑAR EL FUTURO?

El Mercurio

Macarena Navarrete Socia Principal EY

La pandemia y sus consecuencias marcaron la mayor disrupción mundial en la historia moderna. Si para las organizaciones antes era importante realizar una planificación futura basada en posibles escenarios, ahora es fundamental.

En EY elaboramos una lista de megatendencias que entregan un marco para navegar a través de los cambios. Estas son algunas de ellas que, a pesar de que ya podamos conocer, debe mos saber cómo asimilarlas para rediseñar nuestro futuro.

Descarbonización: La producción de CO2 se reducirá 7% a nivel mundial este año, según la ONU. ¿Es eso suficiente? Por supuesto que no. Hay que avanzar con esta tendencia apuntando al uso de energía limpia. En Chile hay grandes oportunidades de desarrollo con producción lo cal de electricidad y combustibles. Además, están creciendo las inversiones de ERNC lo que refuerza la idea del Gobierno de convertirnos en un país carbono neutral en 2050.

Economía conductual: Pese a que las empresas siempre han estado en el negocio de buscar influenciar lo que hacemos, la economía conductual llevó esto a otro nivel. Entramos a un mundo de instrumentos de persuasión cada vez más sofisticados. Las organizaciones tienen una doble tarea: quitar la imagen negativa de “Gran Hermano que está generando esta modalidad y diseñar nuevas estrategias para adaptarse al requerimiento de los —cada vez más exigentes— consumidores. Las empresas que puedan medir, entender y moldear el comportamiento tendrán un impulsor clave de valor y éxito competitivo.

Futuro del pensamiento: La tecnología está cambiando nuestra forma de pensar. Sin embargo, aunque todos hemos experimentado el efecto que las RR.SS. y los teléfonos inteligentes tienen en el comportamiento y en el razonamiento, podría haber efectos aún mayores generados por la próxima ola de tecnologías de perfeccionamiento humano, como la inteligencia artificial, los robots y los vehículos autónomos. Esto presenta un desafío no solo para nosotros como individuos, sino que también para las empresas y los gobiernos, en la forma de interactuar con clientes, colaboradores y ciudadanos. Trabajo y vida sin límites: La pandemia nos dio la oportunidad de trabajar desde casa, lo que trajo un nuevo desafío: equilibrar la vida laboral con la personal. A medida que trabajar desde el hogar se transforme en la “nueva normalidad’, los límites que definen nuestras vidas cambiarán a un ritmo que no se ha visto en muchas generaciones, difuminando las ideas que hasta hoy tenemos sobre el trabajo, tiempo libre y educación. Nos movemos hacia un futuro en el que los individuos reequilibraremos la combinación de estas tres actividades. ¿Podrán las organizaciones adaptarse? Definitivamente, pero debemos empezar a visualizarlo desde ya.

Otras Publicaciones

Columnistas

Últimas Publicaciones