Ley de Portabilidad Financiera: falta una pieza

JORGE CAYAZZO SOCIO DE DELOITTE

El Diario Financiero

Señora Directora: Sin duda la ley de portabilidad es una buena noticia para los consumidores de productos financieros, al verse beneficiados de mayores niveles de competencia debido a la facilidad de trasladar productos financieros de una institución a otra. Con ello se reducirá la posibilidad de mantener clientes cautivos que no pueden aprovechar mejores condiciones por trabas y costos de cambiarse desde la institución financiera en que tienen contratados sus productos a otra que ofrezca mejores condiciones.

Sin embargo, una pieza legal faltante puede derivar en efectos indeseados que, en el extremo, pueden afectar el funcionamiento del mercado financiero. Esa pieza faltante es la ley de bases de datos consolidada de deudores.

Su ausencia aumenta la posibilidad de sobreendeudamiento de los clientes del sistema financiero, ya que las decisiones de crédito se toman con información parcial del endeudamiento de las personas. Ese fenómeno ya se ve hoy, cuando incluso algunos oferentes publicitan ‘como una ventaja’ que las deudas no las conoce el resto del sistema.

En Europa, tras la crisis de 2008, la llamada ‘banca en la sombra’ ganó terreno, y cada vez se suman más voces de alarma frente a los potenciales efectos que tienen estos mercados no regulados en la estabilidad del sistema financiero.

Es de esperar que en Chile aprendamos de estas experiencias que podrían costar caro. Siempre es bueno legislar para favorecer a los deudores, pero también es necesario tener ojo en la estabilidad y desarrollo del sistema financiero.

Otras Publicaciones

Columnistas

Últimas Publicaciones