VAMOS POR UN COMPROMISO PAÍS: TENEMOS QUE SEGUIR

MACARENA NAVARRETE Socia principal EY Chile

El Mercurio

Tenemos que hacer un compromiso país para seguir funcionando. No parar, sino que adaptarnos. Porque nadie se queda inmóvil viendo que el tren le pasará por encima; uno se mueve, se quita, corre. Hoy debemos hacer lo mismo: ponernos en movimiento, seguir operando.

¿Cómo conseguirlo? Lo hemos visto: la tecnología es nuestra gran aliada. Sí, es un desafío para muchos, dado que solo 22% de los líderes se siente preparado para operar en un entorno altamente digital, según estudios de EY. En este diario ya se dijo lo que predicábamos hace tiempo: hoy llegó de forma inmediata el mundo digital en su plenitud, a causa de la pandemia que nos azota. Es adaptarse o decaer, y esta última no es opción, menos para nuestra comunidad. Todos los que dirigimos empresas debemos tomar en serio estos esfuerzos —que se deben convertir en un compromiso país— por no parar, por seguir, por ser resilientes a toda costa.

Debemos asegurarnos de liderar con decisión un proceso en que encontremos un modo seguro de operar. Para quienes podemos trabajar a distancia, debemos liderar para lograr que nuestras empresas trabajen con la misma fuerza e intensidad que siempre; no dejar de trabajar, sino que hacerlo virtualmente; no dejar de tener reuniones, sino que hacerlas de forma remota; no dejar de conversar uno a uno, sino que solo no hacerlo presencial; no dejar de capacitar, de desarrollarnos, integrarnos y cuidarnos. Para quienes no pueden trabajar a distancia, el desafío es encontrar el modo de operar, en la medida de lo posible, cuidando la salud de todos. Las empresas no somos un silo.

Veámonos como lo que realmente somos: organismos activos que ayudamos a mover a la sociedad y la impactamos. Este es el momento de impactarla positivamente. Todos hablan de que vivimos tiempos históricos. Por lo mismo, es momento de esfuerzos históricos, de hazañas históricas, de solidaridad histórica, de empatía histórica, de creatividad histórica, de emprendimiento histórico, de volcarse por el bien de todos y cada uno. Allí radica el impacto y valor de no parar, de mantener nuestra actividad de negocios. Allí radica el valor de ser y hacer empresa. Hacer lo correcto nunca ha sido fácil. Solo es lo correcto y lo que debemos hacer hoy.

Otras Publicaciones

Columnistas

Últimas Publicaciones