“Los liderazgos deben actuar desde la humildad”

Tamara Agnic – Socia de KPMG Chile:

El Mercurio – Mis abuelos paternos eran de la Isla de Brac (Croacia) y llegaron a fines de los años 1920 a una salitrera en Taltal, para terminar radicándose en Antofagasta. Fueron inmigrantes que iniciaron una nueva vida a punta de esfuerzo en un país que les abrió las puertas y les dio una oportunidad. Pero me parece que la condición étnica no es definitoria. Me siento tan Agnic-Martínez como Martínez-Agnic. Eres mucho más que tus apellidos.

2 Más que mentores, tuve buenas jefas y buenos jefes. De todos aprendes cosas; te van mostrando estilos, de los cuales tomas lo bueno y desechas lo malo. Así se forja la propia identidad de liderazgo. (…) De todos se aprende, puesto que la inteligencia colectiva es una tremenda herramienta para mejorar en lo personal.

3 Quienes han trabajado conmigo saben que me gusta el trabajo participativo, horizontal, invitando a la creatividad y la iniciativa. Me gusta cuando la gente es intrépida y atrevida en la búsqueda de soluciones. Lo que sí me parece indispensable es que los liderazgos deben actuar desde la humildad.

4 Me fijo en la lealtad, la honestidad, la vocación por la diversidad para generar equipos. No me agrada la obsecuencia, sino que, por el contrario, valoro a la gente capaz de advertir las cosas buenas y lo malo en un contexto de colaboración y búsqueda de resultados.

5 Nunca hay que perder el foco en una crisis. Mantener la calma, los pies en la Tierra y una enorme dosis de contacto con la realidad y siempre presente el buen humor. Lo otro tiene que ver con los procesos: no se pueden confundir los fines con los medios.

6 Nunca me permití ir por la vida considerando que los temas financieros, la lucha contra la corrupción o la transparencia eran temas reservados para hombres. Hoy lo complejo es hacer que los círculos decisionales que están tomados por ‘hombres’ aprendan a ser más diversos, a abrirse a otros liderazgos y a entender que la integridad corporativa no es una ‘debilidad’ ni menos algo ‘femenino’.

7 No me gusta pensar en el éxito como algo personal. Prefiero entenderlo como el desarrollo de un entorno en el que el ‘éxito’ toque en distintas dimensiones y diferentes escalas a todos los que te rodean. Esto encierra una visión ética muy dura: si el éxito es solo para ti, es un éxito poco sustentable y que a la larga puede ser muy peligroso.

8 El mundo público enfrenta una enorme crisis de gestión y credibilidad, pero ojo que el mundo privado afronta un profundo daño reputacional y de legitimidad frente a una sociedad que perdió la paciencia ante un excesivo conservadurismo y miradas anquilosadas acerca de cómo hacer negocios. Hay una percepción de abusos que va a ser muy difícil de derribar.

9 La corrupción pública y privada, la falta de integridad y de visión sostenible en el mundo empresarial están en el centro de esta crisis. De haber tenido conductas íntegras y sostenidas en el tiempo entre privados, no tendríamos esta fractura en la legitimidad del modelo económico y el sistema político. Es hora de que las élites se tomen esto bien en serio y, antes de ofrecer el oro del mundo, escuchen atentamente lo que la ciudadanía demanda.
RecuadroAngela Merkel

‘Me gusta la figura de Angela Merkel. Supo administrar su capital político y el poder que le da su credibilidad y ponderación, con una tremenda prudencia y humildad’.

Sabina

‘Me gusta pensar que toda la música hace que las cabezas se abran a otras realidades y puntos de vista. La música y el arte conectan a la gente. Me gusta la salsa y soy fanática de Sabina’.

Libros

‘Le tomé amor a la lectura gracias a una serie de novelas de cowboys que mi papá compraba. La lectura ha sido una herramienta clave para entender e interpretar la realidad en la que nos toca vivir’.

Otras Publicaciones

Columnistas

Últimas Publicaciones