Estallido social, impacto en inversión

MAURICIO BENÍTEZ DIRECTOR INTERNACIONAL DE TAX & LEGAL DE BDO CHILE, LÍDER CHINA DESK EN CHILE

El Diario Financiero

Tras la suspensión de las dos cumbres internacionales que el país se había comprometido a organizar -APEC y COP25-, se ha hablado poco de los efectos en inversión extranjera principalmente china y asiática. El gobierno y varias empresas nos veníamos preparando desde hacía tiempo; los eventos de ChileWeek y Belt and Road Initiative Summit en el gigante asiático fueron hitos de consolidación de nuestra credibilidad como país que hace las cosas bien y de manera responsable. Y el año pasado se hizo un trabajo minucioso, con una agenda lista para la firma de varios acuerdos, como fondos de inversión chinos -de a lo menos US$ 30 millones que operarían desde Chile para Latinoamérica- en proyectos Fintech, de agroindustria y viñas, tecnología y otros.

Todo eso ha quedado en standby. Quienes iban a venir, ya no vinieron, y aunque se prometa conversar estos temas más adelante, el enfriamiento será inevitable. Tras el estallido social —más allá de los beneficios que surjan, muchos con justa razón, de las demandas sociales—, y la inasistencia de los principales jefes de Estado y CEO mundiales, hemos perdido una gran oportunidad con la cancelación de estas citas internacionales, en especial APEC, porque hoy muchos capitales chinos ya dirigen sus miradas hacia otras jurisdicciones para invertir sus recursos. El negocio, tal vez, era ahora.

En un aspecto más técnico, no cabe tampoco soslayar la existencia de convenios suscritos para evitar la doble tributación entre Chile y China, así como el régimen semi- integrado de varias compañías chilenas. El connacional dueño de un negocio, si invierte en Chile, recibe una menor devolución de impuestos que un inversionista extranjero, digamos un chino, pues el chileno recupera sólo el 65% del crédito en dicho sistema tributario. Un inversionista chino podría en cambio recuperar el 100% en el país de la residencia tributaria de su matriz de las utilidades generadas en Chile por el convenio. Seguirán sin aprovechar el beneficio tributario quienes no vinieron.

Chile ha cambiado, pero no dejemos de lado las esperanzas de convertirnos también en proveedores confiables de alimentos de clase mundial, o de constituirnos en el hub financiero y tecnológico de la región. Sudamérica sigue necesitando inversión extranjera directa y Chile, dada su inmensa red de Tratados de Libre Comercio y Convenios para Evitar la Doble Tributación Internacional ya suscritos con la gran mayoría de países del mundo, sigue gozando de una posición clave para constituirse en la principal plataforma de inversiones de la región.

De hecho, la necesidad de inversión es hoy mayor aún debido al conflicto social y sus consecuencias, ya que nuestras PYME seguirán combatiendo por un buen tiempo los efectos de esta crisis y la escasez de liquidez de nuestro mercado. La inversión extranjera puede ser una forma efectiva de aliviar los impactos de estos últimos meses y, de esa forma, contribuir a retomar la senda del crecimiento. Sepamos sacar nuevas oportunidades de este período único en la historia de nuestro país.

Recuadro

Con la cancelada APEC perdimos una gran oportunidad, porque hoy muchos capitales chinos ya dirigen sus miradas hacia otras jurisdicciones para invertir sus recursos’.

Otras Publicaciones

Columnistas

Últimas Publicaciones