Directorios familiares, una buena práctica

Pablo Greiber Socio líder de Family Business en EY Chile

El Mercurio

Uno de los pasos que deben dar las familias empresarias es decidir sobre el órgano de gobierno corporativo adecuado para su negocio. El estudio ‘Staying power: how do family businesses create lasting success?’ de EY, entrega datos interesantes sobre el establecimiento de directorios en empresas familiares.

El 90% de las mayores firmas familiares del mundo cuentan con uno y, en casi todas, los miembros de la familia son la mayoría. Cerca del 50% son exclusivamente familiares, y solo el 28% tiene un número igual o mayor de miembros que no son de la familia. En tanto las empresas de las economías emergentes prefieren más los directorios familiares (95%), en comparación a las economías desarrolladas (78%).

Además, la encuesta señala que los familiares son considerados los asesores más confiables, con los padres encabezando la lista, seguidos por los cónyuges. Después de la familia, los participantes de la encuesta confían más en sus contadores.

Si bien tener un directorio es una buena práctica, no todas las empresas familiares tienen uno. Algunas confían en que todo se resolverá por sí solo cuando se trata de asuntos de gobernabilidad como la administración, la propiedad y la sucesión. A pesar de esto, hay que considerar que un sólido directorio, junto a una familia que se preocupa continuamente de implementar prácticas de gobierno familiar, será capaz de reducir los riesgos de nepotismo, conflictos familiares y problemas de sucesión, entre otros.

Otras Publicaciones

Columnistas

Últimas Publicaciones