REFORMA TRIBUTARIA, CRECIMIENTO, DEMANDAS SOCIALES Y POPULISMO

El Mercurio

MACARENA NAVARRETE – Socia principal de EY Chile

El domingo se firmó un protocolo entre la Democracia Cristiana (DC) y el Gobierno para la aprobación de la reforma tributaria bajo discusión en el Parlamento. El Gobierno estima que las modificaciones legales incentivarán el crecimiento económico, la inversión, el emprendimiento y la creación de nuevos empleos. La DC, por su lado, comprometió su apoyo a medidas que, coinciden, aumentarán el crecimiento, en tanto se mantenga la recaudación, la progresividad y el empoderamiento del Servicio de Impuestos Internos (SII). 

Todo esto ocurre en un contexto de necesidad de responder a fuertes demandas sociales en áreas tan variadas como pensiones, educación, salud, protección de la niñez, inmigración, control de la delincuencia, corrupción, medio ambiente y pueblos originarios. Como país, hemos renovado la conciencia de la importancia del crecimiento económico. La desaceleración global del mercado es evidente, y para un Chile globalizado y de economía abierta, esto representa un peligro especialmente grave. Sabemos que si no llegamos a consensos que fomenten el crecimiento, no habrá ingresos para recaudar que permitan responder a las necesidades sociales. Hoy, más que nunca, dar respuesta a las demandas de nuestra población es fundamental para la sobrevivencia de nuestra democracia. 

En un Chile en constante cambio y golpeado por noticias de faltas de probidad, el riesgo de ser ineficaces en el desarrollo económico y la respuesta a las demandas sociales es el surgimiento del populismo; la toma del poder por figuras providenciales que ofrecen soluciones rápidas saltándose las instituciones y las leyes. Entonces viene la pregunta fundamental: ¿son idóneas las medidas acordadas para producir crecimiento económico, inversión, emprendimiento, aumento de empleos, mantención de la recaudación y la progresividad, y el empoderamiento del SII? 

En el régimen pyme, la simplicidad es la orientación correcta. La integración es necesaria y la compensación está comprometida. La norma general antielusiva debe ser eficaz y garantista, según declararan ambas partes. Está acordada la inclusión de las modernizaciones necesarias: comunicación digital, un concepto de gasto necesario más amplio y no abusivo, regulación de plataformas digitales. Y también tenemos uno que otro aditivo para la galería que podemos obviar hoy. Lo importante, lo que hoy necesitamos, es que de todas las partes involucradas exista la generosidad para enviar y acordar, indicaciones razonables que puedan perdurar en el tiempo sentando las bases para el crecimiento que necesitamos. El país está expectante.

Otras Publicaciones

Columnistas

Últimas Publicaciones