La nueva ruta de los independientes

El Diario Financiero

YESSENIA GODOY DIRECTORA TAX & LEGAL DE BDO CHILE

El lunes 1 de abril comienza un nuevo proceso de Operación Renta que implicará un cambio sustancial, sobre todo para los trabajadores independientes: su cotización se torna obligatoria, no existiendo la opción de renunciar.

Tendrán la obligación de cotizar los trabajadores que emitan boletas de honorarios por cinco o más ingresos mínimos mensuales durante el año y que al 1 de enero de 2018 tuvieran menos de 55 años, en el caso de los hombres, y menos de 50 para las mujeres.

Lo anterior puede ser considerado como un perjuicio para los independientes, debido a que la devolución dejará de llegar a sus bolsillos y no les permitirá solventar los altos gastos de marzo. Sin embargo, esta cotización les permitirá acceder a salud, licencias médicas, seguros de invalidez y accidentes, y a una ‘futura pensión’, cuya cobertura, en este último caso, comenzará a regir recién a contar del noveno año, una vez que se llegue al porcentaje de cotización total estipulado (17%).

Este último punto es muy debatible. En la actualidad, las personas que han cotizado toda su vida se ven enfrentadas a la realidad de que sus fondos no bastan para una pensión digna, dado que el monto acumulado no es suficiente, frente a expectativas de vida superiores. Por lo tanto, es difícil de digerir que el monto que los independientes recauden por esta vía sea suficiente, considerando que este tipo de rentas son bajas y en la mayoría de los casos, esporádicas.

Por otro lado, se sigue sumando ingresos a las arcas de la AFP, originando la indignación de los trabajadores, quienes ven sólo un beneficio para dichas entidades producto de las altas utilidades que generan, que no se ven reflejadas en los fondos de sus afiliados.

Se necesita con urgencia acelerar una modificación para hacer más justo el sistema. La reforma de pensiones fue unos de los pilares en la campaña presidencial de Sebastián Piñera y, en octubre de 2018 se presentó al Congreso un proyecto de ley que aún no se debate. Este, hasta donde se sabe, mantiene intacto todos los principios fundamentales del actual modelo, dejando la sensación entre la población de que nuevamente las AFP quedan limpias e incluso se fortalecen, de que seguirán cobrando la comisión que ellas determinen, y las personas seguiremos pagando por las pérdidas que generen por la administración de nuestros fondos, que sí son traspasadas a nuestras cuentas de capitalización individual.

Durante 2019 el gobierno está apostando por darle prioridad al proyecto de modernización tributaria. Sin embargo, desde la oposición ha tomado fuerza la idea de que la reforma a las pensiones ya no puede esperar más, asegurando incluso que el éxito de la reforma tributaria pasa por un acuerdo en pensiones. Un punto interesante, considerando que el proyecto presentado no cumpliría con las expectativas básicas de los cotizantes: una pensión que les permita jubilarse sin preocupaciones, manteniendo la calidad de vida que tenían cuando trabajaban en forma remunerada.

Recuadro
‘Se necesita con urgencia acelerar una modificación para hacer más justo el sistema de pensiones’.

Otras Publicaciones

Columnistas

Últimas Publicaciones