Debilitados… pero no vencidos

El Diario Financiero
Opinión

Colín Becker

SOCIO LÍDER DE MINERÍA PWC CHILE
La décimo tercera publicación de PwC Mine arrojó que, al igual que en 2014, 2015 fue un año muy difícil para las Top 40 empresas mineras globales (valor bursátil) con:

* Una pérdida de US $27 mil millones y una caída del valor bursátil por 37%.

* Un elevado nivel de deuda y una escasez de financiamiento para nuevos proyectos, obligando a la venta de faenas segundarias.

* Caída en los precios de commodities, mitigada parcialmente por una reducción de costos operacionales.

El hecho de que 1/3 de lo invertido durante los últimos 5 años ya ha sido castigado, apunta a una falta de disciplina de capital en los años de bonanza. Las accionistas han vuelto más que nunca a un enfoque a corto plazo, exigiendo mayores retornos. La mayoría de los nuevos proyectos en cartera están siendo reevaluados y en algunos ya han sido cancelados.

Por otro lado, mientras que China sigue siendo fundamental para el éxito de la industria, que representa aproximadamente el 40% de la demanda global de cobre y 70% de hierro, ya no puede ser invocada para impulsar sola una recuperación en la demanda y los precios. Aunque se proyecta que siga creciendo a un ritmo de 6%, la transformación de la economía de China, basada en la manufactura a una basada en los servicios, implicaría una menor demanda relativa de insumos básicos. Respecto a la compleja carga de la deuda, muchas empresas están enfrentando un alto endeudamiento, una escasez de financiamiento y dificultades para generar excedentes de caja. La respuesta de las mineras ha sido contundente, con medidas de seguir reduciendo costos y, además, evaluar la posibilidad de vender aquellas faenas consideradas como no “core” o esenciales. Lo anterior resultará en una mayor cantidad de ventas de faenas medianas y pequeñas durante 2016 y 2017. Con mira al futuro, se estima que el ciclo complejo actual podría durar hasta fines de 2018 y, luego, con una recuperación gradual, pero con una alta volatilidad en los precios de los commodities. Sin embargo, es una industria que se caracteriza por proyectos a largo plazo y un negocio cíclico.

Las empresas mineras se definen por su capacidad de enfrentar los desafíos impuestos por el mercado. El mundo va a seguir demandando cobre y otros commodities y todavía hay una perspectiva positiva a largo plazo. Esta es una industria resistente, y si bien las mineras pueden estar debilitadas, ciertamente no están derrotadas.

Otras Publicaciones

Columnistas

Últimas Publicaciones