Reforma a las Tasas de Interés Referenciales  

El Mercurio
20 de marzo 2019

RODRIGO LEIVA, socio de Riesgo y Regulación Financiera de PwC Chile.

A partir del anuncio realizado en noviembre de 2017 por la Financial Conduct Authority del Reino Unido, la tasa referencial LIBOR dejará de ser publicada el año 2021, lo cual generará una transición de la tasa de referencia que lleva más de 30 años. El objetivo es migrar hacia tasas, fundamentalmente, obtenidas sobre base transaccional, con mínimos o casi nulos elementos de juicio.

En esta línea, el consenso actual apunta a que las tasas overnight tendrían una mayor representatividad relativa. Consecuentemente, es importante que se materialicen los acuerdos sobre nuevas tasas referenciales para distintas monedas y mercados y que exista más certeza sobre las características de los escenarios para establecer impactos sobre el valor de los portafolios. Al día de hoy, ya hay propuestas para denominaciones en dólar estadounidense, libra esterlina, euro, franco suizo y yen japonés.

En este contexto, es evidente que los desafíos que surgen para las entidades se relacionan a aspectos de gobierno, técnicos, operacionales, tecnológicos y de gestión, afectando distintos segmentos de negocio. Si bien esta transición se viene visualizando desde el 2012, año en el cual fue destapado el fraude que llevo a la LIBOR a su situación actual, una gran cantidad de instituciones la sigue utilizando como referencia contractual, lo cual nos lleva a pensar que los años que restan de la publicación de la LIBOR, requerirán de un gran trabajo de preparación para la transición que, por ahora, es inminente.

Otras Publicaciones

Columnistas

Últimas Publicaciones