Inteligencia artificial al servicio de la ciberseguridad

El Mercurio

FEDERICO MORELLO, Socio Líder Consultoría y Asesoría Empresarial de PwC Chile

La ciberseguridad está en jaque. Al tiempo que las empresas aumentan su gasto en seguridad de la información, en mayor medida, aumentan los incidentes y la sensación de vulnerabilidad y exposición. Los episodios crecen en número y sofisticación.

La cantidad de malwares supera los miles de millones, y se estima que se suman tres nuevos malwares por segundo. La escasez de profesionales calificados, además, se ha transformado en un problema que excede las fronteras de Chile. Por ende, este escenario pareciera tenernos siempre un paso por detrás de los criminales. Dentro de este panorama preocupante, surgen tecnologías basadas en Inteligencia Artificial y Machine Learning como aliadas para potenciar la ciberseguridad, entregando aires frescos a esta lucha desigual.

Estas tecnologías no solo aumentan las capacidades actuales de detección de amenazas de intrusos, sino que, además, proveen herramientas para la prevención. En este contexto, la Inteligencia Artificial y el Machine Learning podrían colaborar en el cumplimiento de las políticas y de las buenas prácticas de ciberseguridad, y así reducir las posibilidades de ataque. La prevención busca, en lugar de dedicarse a gestionar los incidentes de seguridad una vez que sucedan, evitar que estos ocurran.

¿CÓMO FUNCIONAN?

Básicamente, la Inteligencia Artificial y el Machine Learning observan primero múltiples fuentes de datos para concluir cuál es el comportamiento normal y establecer una línea base. Luego, aplican algoritmos sobre los datos para detectar desviaciones a la norma, dando respuestas con notoria agilidad. Sin duda, existe un riesgo asociado, ya que la Inteligencia Artificial y los mismos avances están al alcance del cibercrimen que puede utilizar dichas tecnologías para automatizar o mejorar sus ataques.

Si bien estas tecnologías y herramientas que utilizan técnicas de Inteligencia Artificial y Machine Learning, y que están siendo aplicadas en la seguridad de la información, no tienen aún la madurez suficiente como para ser completamente autónomos; no dejan de constituir un excelente soporte para el trabajo de los profesionales de seguridad.

El trabajo de estas herramientas debe siempre ser supervisado por expertos, y no hacerlo puede ofrecer una falsa y peligrosa sensación de seguridad. Sin ser la panacea, dado el escenario que enfrentamos, la Inteligencia Artificial y el Machine Learning parecieran ser una oportunidad que no podemos desaprovechar para ganar esta lucha y dejar de estar un paso atrás del cibercrimen.

Otras Publicaciones

Columnistas

Últimas Publicaciones