SII versus contribuyentes: ¿Mejoran las expectativas?

El Mercurio

GONZALO SCHMIDT, socio del Departamento de Servicios Tributarios de PwC Chile.

El proyecto de modernización tributaria señala que las últimas reformas han ido potenciando las facultades del SII, lo que ha provocado más fiscalizaciones y mayor entrega de información a la institución. Cualquiera que haya sido fiscalizado por el SII en el último tiempo habrá podido constatarlo.

Sin perjuicio de lo anterior, y sin desmerecer la importancia del rol fiscalizador, pareciera que –como contrapartida-los derechos de los contribuyentes no habían avanzado de la misma manera hasta este punto, generándose muchas veces una sensación de desigualdad e indefensión. La nueva iniciativa legal pretende fortalecer los principios de certeza y seguridad jurídica, situando al contribuyente dentro de los ejes del proyecto y reivindicando sus derechos desde diversas perspectivas.

Para estos efectos, el proyecto busca robustecer el catálogo de derechos del contribuyente, creando un nuevo organismo a cargo de su defensa (la Defensoría de Derechos del Contribuyente). Además, se busca mejorar la predictibilidad y consistencia de las prácticas de fiscalización (a veces tan disímiles) de la administración tributaria, la prevención efectiva de disputas a través de la creación de nuevos recursos administrativos (recurso jerárquico y de queja) y mecanismos más eficientes de solución de controversias, destacando la posibilidad de lograr avenimientos en juicios pendientes con una condonación de hasta el 100% de los intereses y multas acumuladas.

Existen también otras medidas que son un avance en esta dirección, tales como el derecho a que las fiscalizaciones del SII se ciñan rigurosamente a los plazos de prescripción, límite temporal a la actuación fiscal que muchas veces no se respeta, y ciertas modificaciones a la norma general antielusión, que a pesar de haber dado tanto que hablar y estar plenamente vigente, nunca se ha aplicado (al menos formalmente) por la administración. Finalmente, el proyecto establece que las peticiones que no sean respondidas por el SII dentro del plazo legal se considerarán resueltas a favor del contribuyente. Se cambian también las normas en materia de deducción de gastos para efectos tributarios, pasando desde el muy limitado concepto de gasto ‘indispensable u obligatorio’, a un concepto más acorde a la realidad de negocios y al desarrollo del giro de la empresa.

En definitiva, ¿mejoran las expectativas para el contribuyente? Sí, mejoran, pero hasta que no dejen de ser sólo eso, es decir, una posibilidad razonable de que algo suceda, habrá que esperar a ver qué suerte corre este proyecto, y de aprobarse, qué aplicación práctica de sus normas harán el SII y los contribuyentes. En un Estado de Derecho en que existen reglas claras y un equilibrio entre las facultades del fiscalizador y los derechos de los administrados, todos ganamos.

Otras Publicaciones

Columnistas

Últimas Publicaciones