Festividades, gastos extras de las empresas y SII

Jueves, 20 de septiembre de 2018 a las 9:48 – El Mercurio –legal

Yessenia Godoy Sepúlveda es directora Tax & Legal de BDO Chile.

“…Como se puede apreciar, son varios los cambios propuestos; sin embargo, hace ruido el hecho de que ampliar el concepto puede atraer consigo un abuso de la norma, lo cual, se entiende, fue lo que restringió tanto el concepto en primera instancia. Será interesante ver cómo se regulará el tema…”

Con septiembre y las Fiestas Patrias muchos gastos de empresas se disparan, por lo que normalmente tenemos consultas de contribuyentes acerca de la posibilidad de deducir o rebajar impuestos.

En “los gastos” es necesario detenerse y hacer una reflexión respecto del proyecto de modernización que ha estado tanto en la palestra estos últimos días, ya que en él se establece una nueva regulación donde se redefine el concepto de gasto necesario.

Partamos de la base de que para determinar nuestro resultado afecto a impuesto la ecuación simple es: ingresos menos costos y gastos —mecanismo establecido en los artículos del 29 al 33 de la Ley sobre Impuesto a la Renta (LIR)—. Es por esto que los gastos toman tanta relevancia, considerando que cualquier desembolso no necesario se grava con un impuesto especial con tasa del 40%.

El Servicio de Impuestos Internos (SII) ha emitido varias circulares donde hace referencia a los gastos necesarios para producir la renta. Conforme al artículo 31°, para que un gasto pueda ser calificado de necesario para producir la renta y pueda, en consecuencia, deducirse al fijar la base imponible del impuesto a la renta, debe reunir los siguientes requisitos copulativos:

a) Que se relacione directamente con el giro o actividad que se desarrolla.
b) Deben corresponder a gastos pagados o adeudados; que el contribuyente haya incurrido efectivamente en el gasto.
c) Deben corresponder al período.
d) Deben estar respaldados o justificados fehacientemente, esto quiere decir, con la documentación legal correspondiente.
e) Que se trate de gastos necesarios para producir la renta.

El concepto de gasto necesario debe entenderse como aquellos desembolsos de carácter inevitable u obligatorio respecto del giro del negocio, considerándose no solo su naturaleza, sino que además su monto, es decir, hasta qué cantidad ha sido necesario para producir la renta del ejercicio anual, cuya renta líquida imponible se está determinando.

En consecuencia, para que un gasto o partida pueda ser rebajado en la determinación de la renta líquida imponible deben cumplirse todos los requisitos antes mencionados, debiendo destacarse el que dice relación con su acreditación y justificación en forma fehaciente ante el SII, esto es, que el contribuyente debe probar la naturaleza, necesidad en relación con el giro del negocio, efectividad y monto de los gastos incurridos, con los medios probatorios que disponga o con aquellos que pueda requerir el organismo fiscalizador, pudiendo impugnarlos si por razones fundadas no los estima fehacientes.

En este sentido, la modernización pasa por redefinir el gasto aceptado, eliminando el concepto de “necesario para producir la renta”.

La nueva definición exige que el gasto:

1. Pueda estar directa o indirectamente vinculado al giro, incluyendo gastos ordinarios, extraordinarios, habituales, excepcionales, voluntarios u obligatorios.
2. Deben ser razonables en cuanto a monto.
3. Deben encontrarse pagados o adeudados en el ejercicio.
4. Deben tener causa licita y que no tengan su origen en comportamientos dolosos.
5. Deben ser acreditados fehacientemente ante el Servicio.

Bajo este concepto, se incorporan gastos especiales como:

– Gastos en Responsabilidad Social Empresarial (RSE), que consiste en el compromiso permanente de las empresas de comportarse éticamente y de contribuir al desarrollo económico, al tiempo que se mejora la calidad de vida de los trabajadores y sus familias, así como de la comunidad local y la sociedad.

– Gastos por donaciones de bienes de primera necesidad a instituciones sin fines de lucro acreditadas.

– Incobrables, que permite el castigo de créditos con no relacionados impagos por más de un año.

– Sueldo patronal, que consistente en el beneficio de que el dueño o socio de una sociedad perciba una remuneración por trabajar efectivamente en la empresa y mantener una actividad demostrable y periódica, remuneración que deba estar afecta a las cotizaciones previsionales y al impuesto de segunda categoría.

Se elimina el tope del sueldo (78,3 UF circ 4 de enero de 2018), que es aquel considerado para efectos de cotizaciones previsionales; actualmente, lo que excede el tope es considerado gasto rechazado.

– Indemnizaciones por años de servicios, que se aceptan como gasto cuando producto de una reorganización se hayan reconocido los años de servicios de trabajadores traspasados.

– Indemnizaciones legales a clientes o usuarios, que se aceptan si han sido ordenados por entidades fiscalizadores, siempre que la obligación legal no exija probar negligencia del contribuyente.

También es aplicable a restituciones o bonificaciones de la ley del consumidor efectuadas a dichos cliente o usuarios.

Como se puede apreciar, son varios los cambios propuestos; sin embargo, hace ruido el hecho de que ampliar el concepto puede atraer consigo un abuso de la norma, lo cual, se entiende, fue lo que restringió tanto el concepto en primera instancia. Será interesante ver cómo se regulará el tema.

 

Otras Publicaciones

Columnistas

Últimas Publicaciones