Renzo Corona y reforma tributaria: “La simplificación es parte de una modernización del Estado”

27.06.2018 ENTREVISTA A RENZO CORONA, SOCIO PRINCIPAL DE PWC FOTO: LAURA CAMPOS/ LA TERCERA.

El nuevo socio principal de PwC Chile dice que el caso La Polar ha quedado atrás, por lo que llama a las AFP a que actúen bajo criterios objetivos a la hora de objetarlos en las juntas. Indica, además, que temas como la ciberseguridad no deben poner frenos a los avances tecnológicos.

Hoy, formalmente, parte el periodo de Renzo Corona como socio principal de PwC Chile, tras suceder en el cargo a Luis Enrique Álamos, que lo ostentó por ocho años. Corona es contador auditor de la Universidad de Chile y ha estado en la firma por más de 30 años, de los cuales en los últimos ocho estuvo a cargo del departamento de auditoría, lugar en que, además, tuvo que enfrentar el bullado caso La Polar. Y si bien indica que el tema ya está superado, las AFP no pierden oportunidad para criticarlos en las juntas de accionistas.
El ciclo de Corona comienza con la auditora recuperando el primer lugar del mercado respecto de las firmas del Ipsa e Igpa que audita, pero, además, deberá enfrentar temas como la reforma tributaria que impulsará el gobierno, en la cual tiene una idea clara de lo que se debe buscar: la simplificación.

¿Con qué país se encontrará desde el martes, cuando llegue a la oficina como socio principal?

– Me parece que hay un buen ánimo, en general a nivel de los empresarios el futuro se ve positivo. Ahora me parece que el gobierno tiene que empezar a mandar señales claras.

¿Cómo por ejemplo en el tema tributario?

– En el tema tributario me parece que urge una simplificación de nuestro sistema actual y de uno que dé mayores certezas. Este sistema nuevo es muy complejo y ha generado dudas en el servicio y en los contribuyentes, y cuando esas dudas existen se generan problemas de certezas que producen pugnas, y esas pugnas, por lo general, se resuelven en juicios, y judicializar todo yo creo que no es bueno.


¿Pero cuál es su postura en cuanto a la tasa de impuesto a las empresas?


– El tema de las tasas es algo político, se pueden subir, se pueden bajar, pero tener un sistema más simple es clave. Y eso aplica no solo al sistema tributario, sino que aplica a todo. La simplificación es parte de una modernización del Estado. Uno ve lo complicado que es hacer cualquier cosa, desde vender una propiedad hasta crear una empresa. Tenemos que modernizarnos, incorporar las nuevas tecnologías. Un gran ejemplo de eso es lo que se hizo en el Servicio de Impuestos Internos (SII), fue pionero en ello y me parece que eso mismo que se hizo en la época de Etcheberry debería hacerse en muchos otros servicios. Hay que incorporar las nuevas tecnologías, en nuestros tiempos es inaceptable que la gente tenga que hacer una gran cantidad de trámites de manera presencial, urge una modernización del Estado.

Pero ahora surgen temas como la ciberseguridad.


– Siempre tiene que existir la posibilidad de que los trámites se puedan hacer de forma personal, porque hay gente que tiene temores, no se adopta a las normas, o no tiene acceso, pero hay que pensar 80/20, en la gran mayoría. Lo mismo pasa en los bancos, la gran mayoría no va al banco. Ahora, hay gente que sigue yendo y existen las sucursales, las cajas, pero imagínate lo que sería hoy si todas las transacciones que se hacen en la web se hicieran de forma presencial, la infraestructura no daría abasto. Yo creo que en eso este gobierno está bien enfocado, pero me imagino que es una tarea muy difícil de llevar a cabo, no creo que sea una tarea simple, pero hay buenos ejemplos que se puedan hacer, como lo que se hizo hace muchos años en el SII. Todo eso me parece urgente, porque tiene un impacto directo en la economía.

¿Y han visto una preocupación por el tema de la ciberseguridad por parte de las empresas?


– Es un tremendo tema, pero no podemos ser como el sofá de don Otto, si pasan cosas con la ciberseguridad, no significa que uno no deba profundizar la tecnología en todos los procesos, sino que hay que profundizar la seguridad. Nosotros tenemos un área que se preocupa de estos temas y muchos clientes nos han pedido que se haga lo que se llama un hackeo ético para ver qué tan vulnerable o robustas son sus páginas en temas de ciberseguridad, demuestra una preocupación, pero eso no los impide ir avanzando.

¿Cuál es la situación actual de PwC Chile y los desafíos para los próximos años?

– En nuestra área de auditoría, hemos logrado un liderazgo en los últimos años basado en una estrategia que privilegia la calidad. Durante los últimos años hemos llevado a cabo fuertes inversiones tanto en número y entrenamiento de nuestros profesionales como en tecnología de última generación, lo que nos ha llevado a encabezar nuevamente los rankings tanto del Ipsa como del Igpa. Nuestra área tributaria ha alcanzado una notoria madurez, lo que ha permitido consolidarse desde ya hace varios años como líder indiscutido en Chile. En esta área contamos con un equipo de más de 450 profesionales y 15 socios de larga trayectoria en la firma, que son un referente en las materias de su especialidad, somos la excepción en un mercado de asesoría tributaria bastante convulsionado durante el último tiempo.
Nuestro gran desafío hacia el futuro es potenciar nuestra área de consultoría empresarial. Nos parece que hoy el mercado está ofreciendo múltiples oportunidades, principalmente en temas ligados a la tecnología, y en esto contamos con la ventaja de ser una firma global que nos permite acceder fluidamente a herramientas tecnológicas de vanguardia y a una red de profesionales altamente calificados.

¿Esa es la única área que quieren potenciar?


– Consultoría empresarial es un área bastante amplia e incluye varias cosas, como temas de asesoría en materia tecnológica, incluye temas de M&A en los cuales también hemos sido bien activos en el último tiempo. Más que nada, nuestro foco son transacciones entre US$ 50 millones y US$ 100 millones y ahí tenemos grandes ventajas, porque tenemos una red global que permite a empresarios en Chile que están pensando en vender sus compañías a acceder a una red global. Tenemos un área de asesorías que tiene que ver con todo lo que es recursos humanos, que cada vez es más importante, porque vienen cambios fuertes y el administrar el cambio requiere procesos de asesorías que tienen que ver fundamentalmente con el recurso humano.


¿Qué tipo de cambios? 


– Todo lo que implica el cambio de adaptarse a las tecnologías nuevas, y eso requiere un manejo del cambio. Esta firma es tremendamente multitalento, acá trabajan psicólogos, abogados, ingenieros, estadísticos, contadores, etc., la cantidad de profesiones que uno ve en esta firma es increíble.

¿Harán cambios en el equipo?

– En esta compañía trabajamos cerca de 1.600 personas, nosotros a nivel mundial somos alrededor de 200 mil. Siempre estamos incorporando gente, contratamos más de 200-250 profesionales por año, debemos ser una de las empresas que contrata la mayor cantidad de profesionales recién egresados de la universidad y también siempre estamos mirando el mercado, buscando y atrayendo profesionales experimentados. Este es un equipo sólido, de gente muy talentosa, pero siempre estamos viendo oportunidades de incorporar. Somos una firma que lo que vende es la solución a problemas complejos, nosotros buscamos solucionar problemas complejos y entregar confianza en el mercado.

¿El mercado de auditoras ha cambiado mucho? Ustedes volvieron al primer lugar.

– El de las auditoras es un mercado muy competitivo, que está fuertemente concentrado en cuatro actores y es así a nivel mundial, porque llevar a cabo auditorías de grandes compañías requiere masa crítica, requiere fuertes inversiones, entonces es una industria que a nivel mundial tiene una concentración y en Chile es un mercado competitivo. Si uno mira las cifras en el Ipsa e Igpa estamos en primer lugar, auditamos la mayoría de las empresas de estos índices, además de otras que no pertenecen a estos índices.

¿Un tema que se trata en las juntas de accionistas es la rotación de auditoras?


– En esto no existe una posición concluyente y única. Lo que puedo decir es que hay estudios muy serios en los cuales se señala que algunos están a favor de la rotación y otros en contra. Este tema fue analizado en el mercado de capitales más desarrollado del mundo post una crisis que fue la de Enron, y ahí hubo un análisis profundo de si era conveniente establecer la rotación obligatoria de firmas de auditoría o no. La conclusión a la que se llegó en ese mercado es que no era conveniente. Los que están a favor de la rotación sostienen que hacerlo generaría o contribuiría a mejorar la independencia del auditor. Los que están en contra sostienen que el rotar firmas de auditoría nos lleva a la pérdida del conocimiento acumulado que el auditor tiene, ya que uno entre más conoce una compañía, mejor puede auditar a esa empresa. No hay ningún estudio que empíricamente pruebe que la rotación mejora la independencia, pero sí hay estudios que demuestran que la rotación destruye el conocimiento acumulado. Esto en Estados Unidos fue ampliamente estudiado y se concluyó que la mejor forma de preservar la independencia del auditor era estableciendo la rotación obligatoria del socio que dirige la auditoría cada cinco años. Eso es así en EE.UU. y es así en la legislación chilena. Yo no digo con esto que no hay que cambiar la firma auditora, sino que hay que hacerlo cuando el directorio evalúa mal su trabajo. La independencia la resguardas no solo rotando al socio, sino que con una serie de mecanismos de control. En Chile han existido problemas, pero el mercado de las auditorías externas funciona en Chile hace más de 100 años y nunca ha existido un problema cuyo origen sea falta de independencia del auditor. Han existido fallas, que las cosas no se hicieron bien, pero nunca se ha detectado un problema en que el origen sea la falta de independencia.


¿Se puede perfeccionar en algo de la legislación chilena?

– Esta legislación, que fue hecha en una reforma al mercado de capitales del año 2010, vino a regular nuestra actividad y me parece que esa regulación está muy en línea con lo que ocurre en los mercados y en EE.UU., ya que viene a establecer servicios permitidos y prohibidos, estableció ciertos servicios que no se pueden prestar de forma simultánea con ser auditor. La ley estableció que la manera adecuada de preservar la independencia del auditor respecto del auditado era la rotación del socio, entonces me parece que se ajusta a los tiempos actuales y está en línea con las legislaciones más modernas que hay en el mundo.

“Hay un interés de las AFP de mejorar su posición en los juicios que mantienen con nosotros”

Desde el estallido del caso La Polar que las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) han cuestionado en cada junta de accionistas en las que participan la designación de PwC como auditora.
Pero esa no es la única arista que tiene el caso, ya que demandas judiciales fueron interpuestas. El saldo hasta el momento es un triunfo de la auditora en todas las sentencias que se han dictaminado. Para Corona, las AFP han tenido un “rol sancionador” que, a su juicio, no les corresponde, por lo que les pide que en el futuro actúen bajo criterios más objetivos.

¿Siente que el tema La Polar quedó atrás?

– Nosotros dimos vuelta la página. Evidentemente, uno aprende de las cosas que les pasan y nosotros hemos aprendido de todo lo que nos pasó, pero en ese sentido dimos vuelta la página y miramos hacia el futuro.

¿Se justifica la actitud de las AFP en las juntas de accionistas de rechazar la designación de PwC como auditor?

– Fundados en el caso La Polar, las AFP desde el año 2012 hasta hoy han rechazado la designación de PwC en todas las juntas en que participan como accionistas minoritarios, prescindiendo absolutamente de las evaluaciones realizadas por los respectivos comités de auditoría y ratificadas por los directorios que concluyen que PwC es la mejor opción. Bajo la apariencia de un rol sancionador, que no les corresponde, se oculta un conflicto entre el interés de la sociedad de contar con la que considera la mejor auditoría disponible en el mercado y el interés de las AFP de mejorar su posición en los juicios que con motivo de ese caso mantienen con nosotros.
No obstante la libertad de los accionistas de votar en las juntas a favor o en contra de las distintas propuestas, la emisión del voto no debe privilegiar los intereses personales de cada accionista, por lo que yo esperaría que las AFP actuaran en el futuro movidas por criterios objetivos.

¿Ha causado perjuicios esta actitud de las AFP?

– Sin duda, pero no podría cuantificarlos con precisión. Ahora, más allá de esto, nos preocupa el daño que este tipo de acciones uniformes y reiteradas generan en el mercado de capitales.

¿Qué tipo de daños se generaron al mercado de capitales?

– En un minuto tuvimos pérdida de clientes, los hemos recuperado todos, pero esto, sin duda que en las juntas de accionistas genera malestar y ruidos.

Pero les ha ido bien en el tema judicial con las AFP…

– Tenemos una serie de juicios en la actualidad con las AFP y todos las hemos ganado, se han fallado juicios en primera instancias y uno en Corte de Apelaciones y todos hasta ahora los hemos ganado, pero hay recursos pendientes. Es un espaldarazo.

¿Ustedes han conversado con ellas o todo se ha llevado a temas judiciales?

– Por ahora, todo se ha llevado a temas judiciales.

¿Y están dispuestos a conversar con ellos?

– Uno siempre está dispuesto a conversar.

Otras Publicaciones

Columnistas

Últimas Publicaciones