“Lo fundamental es asegurar un sistema tributario simple para el contribuyente”

13-06-2018

Juan Antonio Rivera, socio líder de Cumplimiento Tributario EY Chile.

El Mercurio – Asesoría y Gestión Tributaria

La consultora destaca que luego de la aplicación total de la actual reforma tributaria en la última Operación Renta, lo fundamental es asegurar un sistema tributario simple para el contribuyente, que permita certezas jurídicas en los tratamientos y cierre los espacios de dudas en el cumplimiento.

La simplificación de los sistemas tributarios, del proceso de obtención de datos (las declaraciones juradas y los plazos de presentación) y de los sistemas a disposición de los contribuyentes, además de otros aspectos mucho más técnicos, son a juicio de EY Chile los principales cambios que debería considerar el proyecto que busca modernizar el sistema tributario. Juan Antonio Rivera, socio líder de Cumplimiento Tributario EY Chile, explica que, luego de la aplicación total de la reforma en la Operación Renta, es fundamental revaluar el comportamiento que tuvieron los nuevos sistemas tributarios del impuesto a la renta.

‘Con la implementación de los sistemas tributario atribuido y semi-integrado han existido muchas dudas para los contribuyentes y criterios aplicados dependiendo del mejor entender de cada contador/asesor. Es vital revisitar los problemas que tuvieron los contribuyentes para asegurar que en el futuro no vuelvan a ocurrir’.

PRINCIPALES MODIFICACIONES

Juan Antonio Rivera destaca que la simplificación de los sistemas tributarios es uno de los principales cambios que se debería efectuar a la reforma tributaria. ‘Una vez pasada la primera Operación Renta bajo los nuevos sistemas, se han observado espacios de mejora que apuntan básicamente a modificar la mecánica en la determinación de las utilidades tributarias acumuladas en las empresas’. Precisa que hasta el 31 de diciembre de 2016, dichas utilidades se controlaban en el bien conocido registro Fondo de Utilidades Tributarias (FUT), y que correspondía en esencia a la suma de las utilidades acumuladas percibidas/devengadas por los contribuyentes.

‘Bajo el sistema semi-integrado o 14 B, las sociedades debieron determinar las utilidades acumuladas a través del nuevo Registro de Rentas Afectas a Impuesto (RAI), que nace de la diferencia entre el Capital Propio Tributario de cada compañía rebajado del aporte de capital’. Y agrega: ‘En teoría, el Registro RAI y el Registro FUT debieran arrojar información similar. Sin embargo, en la gran mayoría de los contribuyentes existen distorsiones muy significativas. Las explicaciones de las diferencias son variadas y comúnmente vienen dadas por distorsiones en los datos históricos de las sociedades, procesos de reorganización que se hayan efectuado en el pasado, etc.’.

Por lo anterior, enfatiza, EY Chile considera necesario efectuar el análisis y la modificación de la estructura del nuevo registro RAI a objeto que refleje correctamente las utilidades pendientes de tributación que se encuentran acumuladas en las sociedades. Lo anterior implica eliminar su determinación mediante un cálculo ‘por diferencias’ y que, por el contrario, sea conformado con los antecedentes de utilidades tributarias percibidas/devengadas por las empresas. Durante 2017, el SII estableció nuevas declaraciones juradas para ser presentadas por los contribuyentes, como también plazos mucho más acotados para el envío de dichas declaraciones.

‘A lo largo del proceso de Operación Renta, el SII fue flexibilizando los plazos originales, conforme algunas solicitudes de organizaciones como el Colegio de Contadores, y también observando que muchos contribuyentes no estaban enviando información fidedigna, dado que a las fechas solicitadas no se contaba con la información necesaria’. Al respecto, el especialista tributario de EY Chile comenta que muchas declaraciones juradas inicialmente fueron enviadas en cero o con información parcial y luego fueron rectificadas hasta entregar la información definitiva.

‘Por lo tanto, sugerimos evaluar la coordinación de los plazos para que los contribuyentes tengan el suficiente tiempo de preparar/analizar la información y que esta pueda ser presentada en una fecha más cercana (o posterior) a la declaración anual de impuesto a la renta’. Desde su punto de vista, otro cambio importante tiene relación con los sistemas puestos a disposición de los contribuyentes.

‘El año anterior, en conjunto con la solicitud de antecedentes, la autoridad puso a disposición en su página web distintos aplicativos para ‘subir’ la información a sus bases, cuya complejidad hizo además más difícil el cumplimiento tributario por parte de los contribuyentes, conforme se aplicaban cruces y algoritmos que en algunas ocasiones no eran entendidos. Sugerimos simplificar el proceso de obtención de datos y que este sea más ‘amigable con el contribuyente’ y que de esta forma el cumplimiento de las obligaciones tributarias sea más simple.

Otras Publicaciones

Columnistas

Últimas Publicaciones