Optimización vs. elusión

Opinión

El Mercurio

-Alicia Domínguez, socia en Consultoría Tributaria de EY Chile.

Los accionistas pueden ver destruido el valor de su inversión si la administración y el directorio no son capaces de diseñar, ejecutar y supervisar la apropiada estrategia en materia de impuestos. Es sabido que el riesgo, además de pecuniario, es reputacional. Un mal comportamiento tributario es sancionado por el Fisco y por toda la comunidad de negocios y consumidores. Dura verdad, que ya está instalada en el conciente individual y colectivo de los más instruidos. Lo que está perfecto, así debe ser.

Entonces el problema no es la sanción por portarse mal, sino saber “cuándo uno se porta mal”. Eludir impuestos es un mal comportamiento, pero optimizar la carga impositiva del negocio no solo es legítimo, sino además imperativo para la administración; como lo es cualquier otra reducción de costos con miras a incrementar la rentabilidad de negocio. Así como los límites entre el bien y el mal son legítimamente opinables, los límites entre la elusión y el cumplimiento tributario también los son. No solo se interpretan los textos legales, sino también los comportamientos a los que la ley se aplica. Y como si eso no fuera ya suficientemente complejo, lo reciente de la norma anti-elusiva implica que enfrentar un proceso judicial para obtener un veredicto final sea por ahora aún más riesgoso.

Pero, paralizarse por temor a traspasar los límites y caer en conductas elusivas, puede ser también destructivo de enorme valor.

Como siempre, no hay receta mágica. Optimizar la carga tributaria sin eludirla se convierte en un arte, que requiere más que nunca un riguroso análisis caso a caso y consecuente con la estrategia de impuestos debidamente aprobada y supervisada por los directores, en cumplimiento del mandato de los accionistas.

-Algunos ejemplos de cómo pueden impactar las nuevas regulaciones en las empresas

Renta líquida:

Determinar incorrectamente la renta líquida imponible a nivel de la sociedad operativa, puede exponer a los socios (controladores o minoritarios) a multas, intereses en caso de devoluciones excesivas o retraso en la recuperación de impuesto.

Registro de capital:

Un capital pagado no debidamente registrado o sin el sustento adecuado, puede generar multas e intereses y conflictos con la autoridad fiscal.

Financiamiento:

Supone llevar a cabo una correcta evaluación por parte de quien aporta el financiamiento, facilitando el acceso a este.

Otras Publicaciones

Columnistas

Últimas Publicaciones