Eliminación de la sanción por la no presentación o presentación errónea de la declaración jurada de derivados

PULSO 02/03/2018

Por David Lagos. – socio de Tax & Legal de Deloitte

Esta propuesta de modificación legal es un importante cambio, puesto que busca ajustar la actual normativa a un estándar sancionatorio adecuado.

En la actualidad, los contribuyentes tienen la obligación de presentar al Servicio de Impuestos Internos (SII) declaraciones juradas para informar acerca de los contratos de derivados que hayan celebrado. La sanción que establece la ley 20.544, al contribuyente que estuviere obligado, por la presentación tardía de la declaración o por su presentación con información errada, incompleta o falsa, es el rechazo del gasto o pérdida sufrida con motivo del contrato de derivado celebrado, pudiendo eventualmente aplicarse un impuesto sanción de 40% sobre el monto de dicha pérdida.

Atendido lo gravoso que ha resultado en la práctica dicha sanción, al castigar con la misma pena tanto el simple retraso, o al error incurrido en la declaración, como la presentación dolosa de la misma, es que el Ejecutivo presentó al Congreso un proyecto de ley que busca eliminar esta sanción en los casos de retraso o error en la información, pero manteniendo la misma para los casos de declaraciones falsas.

El carácter gravoso de esta sanción es reconocido en el propio proyecto al remitirse a las situaciones prácticas en las cuales se ha gatillado esta sanción. Es así como en el Mensaje Presidencial del proyecto se señala que la sanción “[…] aparece como desproporcionada, en particular considerando que existen instituciones financieras que deben informar una gran cantidad de derivados mensualmente, y que pueden cometer errores en la entrega de la información” y que “[…] esto implica en la práctica una excesiva carga para estos contribuyentes y, en definitiva, una sanción excesiva en el caso de simple error u omisión”.

Asimismo, el proyecto reconoce la importancia de liberar de este tipo de sanciones a cierto tipo de operaciones que son clave en nuestra economía, como son, por ejemplo, las exportaciones de frutas, caso en el que el Ejecutivo señala que atendida la falta de certeza “[…] respecto del tipo de cambio a la fecha de la exportación, es usual que los contribuyentes celebren este tipo de contratos con el objeto de protegerse de esas fluctuaciones”. Por esta razón, es que resulta necesario limitar las sanciones exclusivamente a las situaciones de declaración falsa.

Para que estas sanciones no sean aplicables a quienes hayan estado en situación de retraso o de error en la declaración, es necesario además que los contribuyentes presenten oportunamente una o más declaraciones rectificatorias, en la forma, plazo y conforme a los antecedentes que establezca el SII mediante una resolución que emita al efecto.

Esta propuesta de modificación legal es un importante cambio, puesto que busca ajustar la actual normativa a un estándar sancionatorio adecuado, aplicando las sanciones más graves en casos de declaraciones falsas. Un punto que no considera y que sería interesante que contemplara es la posibilidad de recuperar impuestos recaudados por el SII, en base a esta injusta sanción por los últimos 3 o 4 años previos al proyecto.

Otras Publicaciones

Columnistas

Últimas Publicaciones