Los nuevos cambios tributarios

Pulso
Rodrigo Benítez – Socio Tax & Legal BDO

Dentro de muy poco, en abril, los grandes contribuyentes se verán enfrentados a sistemas de tributación (atribuido y parcialmente integrado) altamente exigentes, cuyo objetivo es lograr una mayor tributación y recaudación. Su complejidad, sobre la que existe consenso en la mayoría de los expertos en estos temas, justifica que se realicen cambios, los cuales estarán dentro de la agenda del Gobierno entrante.

Lo cierto es que se requiere una nueva reforma tributaria o un ajuste profundo de la anterior. Un impuesto corporativo del 27% definitivamente es muy alto y queda fuera de los rangos de otros países, en especial considerando la baja impositiva anunciada en EEUU. Una tasa razonable debería estar en torno a 25%, rango que permitiría reencantar la inversión.

También se deberían dejar en el pasado los sistemas atribuido y parcialmente integrado, avanzando a un régimen único, sin perjuicio de mantener un mecanismo que ayude al fomento de las pequeñas y medianas empresas, por el cual una pyme volverá a un sistema integrado pagando impuestos sólo al distribuir utilidades o dividendos, con crédito al 100% de la carga tributaria cancelada por la empresa. Se eliminaría así la denominada restitución del crédito y la modalidad atribuida, con grandes beneficios: un sistema más simple, que incentivaría la inversión, el crecimiento económico y el empleo.

Otras Publicaciones

Columnistas

Últimas Publicaciones