“No doy lugar para que la frustración se apodere de mí “

El Mercurio
Revista Ya
Suplemento – OFICINA CON VISTA

Macarena Navarrete
Socia EY

¿Cómo le gustaría contribuir en la firma EY Chile desde su nuevo cargo como socia principal? Intentaré concentrarme en el desarrollo de talentos, sin abandonar el esfuerzo de transformar a EY cada día en un mejor lugar para trabajar.

En el área de Consultoría Tributaria que usted lidera en EY hay un equilibrio entre hombres y mujeres en el equipo. ¿Cómo ve la actual situación de equidad de género en el mundo empresarial? En Consultoría Tributaria en EY hay un 46% de hombres y un 54% de mujeres, de lo cual nos sentimos muy orgullosos. Quizás más relevante que lo anterior es que a nivel de gerentes, un 51% son hombres y un 49% mujeres, y a nivel de directores y socios (el máximo rango en la empresa), un 60% son hombres y un 40% son mujeres. Mantenemos paridad en todos los rangos de la empresa. Las estadísticas a nivel país, y en general a nivel global, muestran grandes brechas en equidad de género. Esa es una realidad que no puede ni debe desconocerse.

Usted ha hecho una carrera de más de 15 años en la misma empresa. ¿Cuáles cree que han sido los beneficios y los costos de esto? Haber decidido quedarme en EY y desarrollar mi carrera en esta empresa siento que no perjudicó mi exposición a la diversidad de conocimientos, ambientes, culturas y personas. Nuestros clientes son extremadamente diversos y cuando los asesoramos vamos adquiriendo conocimientos de distintos negocios y exponiéndonos a sus realidades.

Dentro de la empresa ha pasado por varios cargos en los que le ha tocado liderar equipos. ¿Qué aciertos y desaciertos destaca de esta labor durante su carrera? He aprendido que es fundamental escuchar no solo los argumentos de nuestro equipo, sino también sus intuiciones. En el comienzo de mi rol liderando equipos creo que, en general, desestimé las intuiciones no basadas en argumentos, con la idea de que podían ser prejuicios. Creo que hay intuiciones que nos ayudan a prever riesgos ocultos al interior de la compañía que si no no son fáciles de visualizar. Ha sido un acierto poder formar buenos equipos. Encontrar y seguir a personas a quien admiro, y estar dispuesta a tomar decisiones difíciles y pagar el precio a cambio de hacer lo que se considera correcto.

¿Qué dificultades ha encontrado en su camino profesional y qué ha hecho para superarlos? Al principio de la carrera, la dificultad consistió en compatibilizar la vida laboral con la vida personal. A medida que uno se va volviendo más importante para la organización a la que perteneces, las horas de trabajo se van extendiendo. Uno va encontrando espacios para volverse más eficiente y es impresionante cómo se puede desarrollar capacidad para asumir responsabilidades. Sin embargo, cada vez que asumes una nueva responsabilidad en tu oficina, por ejemplo, y tienes hijos, se produce un desbalance que hay que volver a analizar. En general, creo que la primera receta es enfrentar las cosas y conversarlas. Sin embargo, en ocasiones, hay que aprender a aguantar la presión y tener paciencia. Muchas veces, el tiempo arregla cosas que ninguna conversación podría arreglar.

¿Cómo lidia con la frustración? Trato de mantener mi cabeza y espíritu sanos, no dar mucho lugar para que la frustración se apodere de mí. Vayan bien o mal las cosas, trato de preguntarme qué pudo ir mejor y hacer planes para mejorar. A veces, la cosa no resulta y uno se siente afectado. Ahí trato de darme tiempo para mí, conversar con alguien de confianza sobre lo que pasó, refugiarme leyendo, viendo por enésima vez alguna de mis películas favoritas, regalonearme haciéndome un masaje… En fin, quererme y darme tiempo para lamerme las heridas, sabiendo que eso tiene que durar un tiempo corto; al día siguiente hay que estar ahí con una sonrisa en la cara, optimista y empujando adelante.

Otras Publicaciones

Columnistas

Últimas Publicaciones