CEMENTERIO CATÓLICO DE SANTIAGO DE CHILE

*Apunte histórico del Sr. Carlos Valdivieso
Estimados lectores
En estos días se cumplirán 134 años de su inauguración, pronta clausura y años después su reapertura. Tal vez algunos de Uds. han estado alguna vez ahí y les pareció un lugar tranquilo; nuestra querida historia nos recuerda duras escaramuzas entre la Iglesia Católica y el Gobierno. Repasemos algo de la historia del recinto ubicado en  Calle Arzobispo Valdivieso, 555.
He tenido como fuente, referencias del propio cementerio, al historiador don Francisco A Encina,la Biblioteca Nacional, Wikipedia y material propio.
Durante la Colonia se siguió la costumbre española de sepultar a los difuntos en las iglesias. El Gobernador Ambrosio O’Higgins dispuso se enterraran en los cementerios. El 26-8-1819 el Senado prohibió sepultarlos en las iglesias.
En 1871 el Gobierno dispuso que al construirse cementerios con recursos fiscales o municipales, no debía requerirse creo alguno para sepultarlos, lo que originó un conflicto con la Iglesia Católica que se acalló durante la guerra del Pacífico.

El 2 de abril de 1883 el Gobierno de Domingo Santamaría aprobó la ley de cementerios civiles marginando a la iglesia; La iglesia Católica reaccionó fundando el Cementerio Católico en 1883, que el Gobierno lo clausuró el mismo 1883, lográndose un acuerdo años después.

En este contexto, el Historiador Encina se refiere a los “ entierros clandestinos , dice textualmente; la guerra estaba declarada y el gobierno respondió con otro decreto que prohibía los entierros en cementerios particulares , lo que afectaba al Cementerio Católico de Santiago “ luego agrega ; “secretamente se trasladaba el cadáver a una iglesia y se le sepultaba en ella con el auxilio del párroco o de la orden que dependía mientras el ataúd que se confiaba al cementerio execrado sólo contenía piedras o trozos de madera que simulaban el peso del cadáver.”. Otro relato agrega de un muerto que se le vistió como pasajero de un coche para llevarlo a la iglesia y despistar a la policía
El ambiente hostil seguía y algunos exhumaban cadáveres en el Cementerio General para llevarlos a iglesias, hasta que el Gobierno lo prohibió.
Todos opinaban de uno y otro lado, favor vean este documento


Finalmente llegó la paz y en 1890 el Arzobispo Mariano Casanova consiguió que el gobierno reconociera los cementeros parroquiales, en tanto la Iglesia permitió el culto católico en recintos administrados por el Estado.

EL cementerio Católico fue declarado Monumento Nacional en 1916.

 

 

 

 

 

* Este apunte tiene por objeto distraerse en la actividad diaria de los lectores; no soy un historiador, pero por años he ido reuniendo material de contabilidad, auditoría y algunas otras materias, históricas tanto de Chile como del extranjero. Solicito leer este apunte en ese contexto, sin mayor rigor y para relajarse en el fin de semana que se inicia.

AEChile
AEChile
ADMINISTRATOR
PROFILE

Otras Publicaciones

Columnistas

Últimas Publicaciones