Manuel Rodríguez Erdoíza

*Apunte histórico del Sr. Carlos Valdivieso

 

En un día como hoy el 26 de mayo de 1818 fue asesinado por la espalda en Til Til  el patriota chileno Manuel Rodríguez Erdoíza a los 33 años de edad.

El entorno recordaba que el 8 de abril de 1818 habían sido fusilados en Mendoza los hermanos Carrera; Juan José y Luis, hermanos de José Miguel; lo que causó la ira de Manuel Rodríguez quien despotricaba en público contra los miembros de la Logia Lautarina; Bernardo O’Higgins, José de San Martín y otros.

Después de la victoria de la batalla de Maipú Rodríguez fue apresado por Bernardo O’Higgins.

Fue custodiado por soldados, siendo asesinado de un balazo por la espalda en las cercanías de Til Til .

El Historiador Francisco Antonio Encina en su Historia de Chile en el tomo 14 página135 comenta: “la supresión de Manuel Rodríguez estaba moralmente decidida por la logia (Lautarina) desde hacía tiempo. Sus miembros creían que su presencia era incompatible con la estabilidad de ningún gobierno y que la independencia de América exigía su eliminación.” Más adelante agrega. Rodríguez lo tenían preso y salieron y con el pretexto que se quería fugar lo mató el Teniente Navarro a quien para evitar ser procesado se le envió a Perú.

 

Cabe recordar que Rodríguez era abogado, político, militar y después guerrillero. Fue Ministro de Hacienda y Defensa en el gobierno de José Miguel Carrera.

 

Fue un héroe popular, en la Reconquista fue espía y guerrillero y gran figura de la resistencia convirtiéndose en un héroe popular.

Van dos anécdotas:

1.     Una noche en sus correrías nocturnas era perseguido por un piquete de soldados del Rey de España, habiéndose refugiado en una iglesia, se vistió de franciscano y cuando los soldados tocaron la puerta revisaron el recinto, no encontraron nada y a la salida los bendijo.

2.    En otra ocasión y siendo Gobernador de Chile en tiempo de la resistencia Marcó del Pont quien había ordenado la captura de Rodríguez, se vistió de pordiosero y cuando se detuvo el carruaje, se acercó, inclinándose, le abrió la puerta del carruaje, habiendo recibido una moneda, sin ser descubierto

* Este apunte tiene por objeto distraerse en la actividad diaria de los lectores; no soy un historiador, pero por años he ido reuniendo material de contabilidad, auditoría y algunas otras materias, históricas tanto de Chile como del extranjero. Solicito leer este apunte en ese contexto, sin mayor rigor y para relajarse en el fin de semana que se inicia.

AEChile
AEChile
ADMINISTRATOR
PROFILE

Otras Publicaciones

Columnistas

Últimas Publicaciones