Normas IFRS para pequeñas y medianas empresas, un desafío pendiente

El Diario Financiero

Opinión

 

Luís Velásquez – SOCIO AUDIT DE DELOITTE
En un clima económico convulsionado a escala global, las empresas en crecimiento nacionales están llamadas a preocuparse de su estrategia y de las maneras en que pueden llegar a ser más eficientes. Un estándar internacional que ayuda a las empresas en expansión a mejorar su gestión, son las Normas IFRS para pequeñas y medianas empresas, cuya modificación realizada el año 2015 entrará en vigencia el 1 de enero 2017, por lo que el mercado nacional debe prepararse desde ya para estos importantes cambios.

Estas normas tiene como objetivo beneficiar a las organizaciones a través de la producción de información de calidad y homogenización de la misma, lo que mejorará la gestión de la compañía, al apoyar la contabilidad de ingresos, la medición de costos reales y la gestión del valor real de la compañía.

En nuestro país es frecuente encontrar emprendedores que han logrado niveles de crecimiento admirable, pero que han visto disminuido su crecimiento por una gestión poco eficiente. Es aquí donde pueden generar un cambio las Normas IFRS para pequeñas y medianas empresas, sobre todo en esas compañías que no hacen diferencias entre las finanzas personales y las de la empresa, o en aquellas que no tienen estandarizados sus sistemas de información y gestión, o que no han invertido en modernizarlos, todas ellas podrían ver solucionados estos puntos. Sin embargo, para estos empresarios que han creado su negocio desde cero, siendo innovadores, y conquistado un mercado, no es una prioridad hacer este tipo de gestión, ya que su foco principal está en seguir creciendo y manteniéndose en el tiempo. Ellos deben tener en cuenta que el crecimiento sin orden, puede ocasionar daños mayores en un futuro no muy lejano, afectando las expectativas reales de su empresa. La realidad indica que las empresas en crecimiento suelen evitar realizar este tipo de cambios, pues no logran ver los beneficios que pueden traer aparejados, como por ejemplo al capacitar al personal contable en este tipo de normas impulsadas por la OCDE, se eleva la calidad de la información que se genera; o que al invertir en sistemas de información que ayuden a gestionar el día a día, pueden medir la creación de valor que sus productos o servicios generan.

Dar el paso a la implementación de estas normas, es un desafío que deben enfrentar las empresas en crecimiento de Chile, ya que con ello no sólo se logra dar a la compañía un estándar internacional, sino que también que su empresa avance hacia una gestión cada día más eficiente, generando y midiendo el valor de su empresa.

Otras Publicaciones

Columnistas

Últimas Publicaciones